Final Fantasy VII Rebirth, ¿vale la pena comprarlo?

Final Fantasy VII Rebirth continua la historia justo donde lo dejó la primera entrega, y es la segunda de las tres partes en que consistirá el remake de Final Fantasy VII. La primera entrega gusto mucho a la comunidad, aunque no era un juego perfecto ni mucho menos. Esta entrega mejora todos los aspectos de la primera, y supera las expectativas de lo que parecía que iba a ser un juego muy continuista. Y aunque gráfica y mecánicamente sea muy parecido, Final Fantasy VII Rebirth está lleno de sustancia y contenido. Cuenta con un mundo abierto que ofrece al jugador una gran cantidad de contenido secundario de calidad.

En el primer título había algunas misiones secundarias, aunque daban mucho que desear (como buscar gatos). En esta entrega esto cambia, y los minijuegos y objetivos secundarios son una parte muy importante del título. Los que hayáis jugado el juego original de 1997 sabréis más o menos qué esperar, aunque debo avisar que los creadores se han tomado bastante libertad para reescribir la historia. El juego explora la idea de líneas temporales distintas, y se montan un cacao bastante grande. Si no conocéis la historia original no es ningún problema, pero es importante remarcar que la trama no es idéntica (ni mucho menos) a la del título orginal.

De qué trata Final Fantasy VII Rebirth

Final Fantasy VII Rebirth

Final Fantasy VII Rebirth empieza justo donde lo dejó el primer título (Final Fantasy VII Remake). Mientras que la primera entrega era más lineal, esta segunda cuenta con un mundo abierto con seis zonas por explorar. El mundo está vivo y es visualmente maravilloso, cosa importante pues la trama trata sobre cómo podemos salvar el mundo de la extracción de energía Mako. La historia principal dura 40 horas. Pero, si buscamos completar misiones y objetivos secundarios podemos llegar fácilmente a 100 horas. Y completarlo todo nos puede llegar a tomar más de 200 horas. El juego está lleno de minijuegos que recuerdan Gwent de The Witcher o incluso a Mario Kart, que son un soplo de aire fresco y entretenidos de jugar. Este título mejora en todos los aspectos con respecto a la primera entrega. Especialmente se nota por el mundo abierto, que le viene como anillo al dedo.

Los personajes y el mundo son carismáticos (aunque eso es herencia del original de 1997), y la historia merece la pena. Las variaciones en el guión con respecto al original harán que incluso aquellos que se sepan la hisitoria al dedillo encuentren cosas nuevas. Además, en este título se profundiza muchísimo más en la historia de los personajes y el mundo, llegando a conocer cosas que no sabíamos hasta ahora. La jugabilidad es continuista, pero con más personajes y habilidades. A destacar las sinergias, que nos permiten realizar habilidades especiales con varios personajes. Esto es muy importante en un juego que te recompensa por utilizar a distintos personajes, y te da mucha versatilidad.

Con un complejo sistema de debilidades y habilidades, Final Fantasy VII Rebirth mejora en todos los aspectos el combate de Remake. Tenemos nuevas invocaciones y mejoras a habilidades, y en general más posibilidades a la hora de enfrentarnos en combate. No es suficiente con machacar los botones, y tendremos que utilizar inteligentemente nuestras habilidades para encontrar las debilidades de los enemigos. De no hacerlo, podemos llegar a estar 30 minutos atacando para derrotar a un jefe. No todos los enemigos tienen debilidades elementales, y tendremos que buscar inteligentemente vulnerabilidades y combos para derrotarlos más fácilmente.

¿Vale la pena jugar Final Fantasy VII Rebirth?

Final Fantasy VII Rebirth

Jugablemente el título es muy entretenido, y la historia es extremadamente interesante. Se trata de un juego excelente, que aunque no sorprende como juegos de años anteriores como Baldur’s Gate 3 o Elden Ring, ofrece una experiencia excelente. Y es que ofrece muchísimo más contenido que Final Fantasy VII Remake, y de mejor calidad. Las misiones secundarias ofrecen una imagen muy completa del mundo reimaginado de Final Fantasy VII. Además, en las misiones normalmente jugaremos con un personaje en concreto, cosa que permite a los guionistas profundizar más en ciertos personajes de los que conocemos poco. Teniendo misiones secundarias simples de buscar objetos, también hay otras más complejas con pequeñas historias que merecen tanto la pena como la historia principal.

Realizar estas tareas nos ofrece experiencia que podemos utilizar en un sistema de progresión independiente, que nos permite aprender nuevas habilidades. Especialmente sinergias entre personajes, cosa que complica el sistema de combate y le da un nuevo nivel de profundidad. Cada personaje tiene su estilo distinto, y la gran variedad de enemigos te motiva a probarlos todos e ir cambiando de habilidades. Aunque es un poco complicado al principio, una vez se van descubriendo las mecánicas se vuelve extremadamente divertido. Es cierto que puede llegar a ser frustrante cuando no sabemos qué está pasando y los enemigos nos stunlockean o nos cortan combos que llevamos tiempo preparando, pero con la suficiente práctica se pueden llegar a superar todos los retos que ofrece el juego.

La historia empieza un poco lenta, ya que en vez de seguir directamente la trama nos veremos inundados de flashbacks e historias de las distintas zonas que exploramos, alejándonos del objetivo principal. También hay un momento en el que estaremos constantemente jugando distintos minijuegos, que despistan un poco y sacan el foco de la trama. Aunque no es un error demasiado grave, es posible que llegue a ser un incordio para algunos jugadores. Recordemos el minijuego de la mano robótica de Final Fantasy VII Remake, que seguramente se hizo demasiado largo para muchos jugadores.

Conclusiones

Voy a finalizar la reseña con el que seguramente sea el mayor problema del juego. Y es que el apartado gráfico da que desear en algunos momentos, donde la iluminación falla y a veces se pueden ver texturas de baja calidad. Aunque esos casos son escasos, pueden llegar a arruinar la inmersión, y se notan bastante. Quitando esos momentos puntuales, Final Fantasy VII Rebirth es precioso y sigue un estilo gráfico casi idéntico al de Remake. Los modelos de los personajes están muy bien realizados, y el mundo es inmersivo.

Siendo la idea de salvar el mundo crucial en la trama, ayuda que el mundo se sienta vivo y de la sensación de que merece la pena salvarlo. También mencionar que las distintas armas que se pueden obtener se consiguen de una manera bastante lineal, y no en misiones secundarias como se podría esperar de un RPG más al uso. Puedes encontrar Final Fantasy VII Rebirth en Amazon.

En conclusión, Final Fantasy VII Rebirth es un título bastante continuista, pero que mejora en prácticamente todos los aspectos a la primera entrega. Si os gustó Remake, Rebirth os va a encantar. Ofrece más y mejor, y si os fascina el mundo de Final Fantasy VII en este título tenéis centenares de horas para disfrutar y explorar. Este título por ahora es exclusivo de PlayStation 5. Si aún no tienes la consola y no sabes si merece la pena comprarla o no, echa un vistazo a nuestro artículo sobre el tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.